La banca ética opera en la economía real y fomenta el comercio justo, la ayuda social y la transparencia en las inversiones. Concede créditos a empresas o personas que cumplen con criterios de sostenibilidad, beneficio social y/o medioambiental.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!