Todas las operaciones cuentan con un análisis integral de riesgo, considerando el impacto positivo de las empresas en las áreas de la economía que impulsa Doble Impacto, además de sus buenas prácticas con las personas y el cuidado del medio ambiente. De igual forma, se evalúa riesgo de crédito de cada institución, analizando los estados financieros, contratos, estados de pago y flujos futuros proyectados.

Dentro de esta evaluación, se analiza la necesidad de pedir garantías como segundas fuentes de pago, las que pueden ser personales o reales, es decir; constitución de codeudores solidarios, o constitución de prendas e hipotecas. También se utilizan como garantías los Mandatos de Cobro de Estados de Pago.
¿Este artículo te resultó útil?
Cancelar
¡Gracias!